ODS11. Los efectos negativos que trae la contaminación Lumínica y el proyecto que busca regularla | Corresponsables.com Perú
ISO 26000:
 Participación Activa y Desarrollo de la Comunidad
Grupos de interés:
 Administraciones y Empresas Públicas
Sectores:
 Asociaciones y Colegios Profesionales

ODS11. Los efectos negativos que trae la contaminación Lumínica y el proyecto que busca regularla

A diferencia de la contaminación sonora, del plástico de un solo uso y del aire, este tipo de contaminación está creciendo sin regulación en el Perú.

13-04-2021

Cegadora. Incómoda. Agresiva. Esas son las palabras que muchos ciudadanos y ciudadanas utilizan para describir su experiencia con la contaminación lumínica. Este tipo de contaminación, emitida principalmente por paneles LED, reflectores de losas deportivas y el alumbrado público mal diseñado, va en aumento en el Perú y el mundo. Por ello, este año se ha presentado un proyecto de ley que busca regular esta problemática. 

El término contaminación lumínica es usado para describir los efectos negativos de la iluminación artificial, particularmente, la luz artificial de noche. El especialista legal de la iniciativa Conservamos por Naturaleza de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), Percy Grandez, describe este tipo de contaminación como “aquella afectación que contiene iluminación artificial que es susceptible de provocar un impacto en la salud humana, en la biodiversidad y en la calidad ambiental”.

A diferencia de otros tipos de contaminación, como la sonora, del aire y del plástico de un solo uso, la contaminación lumínica está creciendo sin un marco legal que la regule. La contaminación lumínica es un problema global y especialmente el brillo que se genera en Perú cada vez está creciendo más. Lima se ha convertido en el epicentro de la contaminación lumínica en el país, advierte Christel Scheske, especialista en conservación de la SPDA. Agrega que la intensidad y el color de la luz nocturna son dos factores a tener en cuenta porque “la azul es la más dañina”.

Afecta a la ciudadanía por no estar debidamente regulada, debido a que proveniente de los paneles publicitarios con tecnología LED; es decir, cuya iluminación, además de ser blanca, apunta al cielo y al interior de las viviendas, en lugar del camino de peatones y/o vehículos; y en los establecimientos deportivos iluminados con potentes reflectores. La falta de regulación de estas de fuentes de iluminación permite que se excedan en los horarios de encendido, ocasionando una invasión en la tranquilidad de las personas que viven en sus alrededores y que cada una sea calibrada con diferentes niveles de luminancia entre sí, superando el mínimo de valor establecido en otros países como España y Chile.

En la salud de los seres humanos, el impacto está relacionado con la alteración de los ciclos del sueño y en su rendimiento. También aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, aumento de peso y hasta puede afectar la salud mental de las personas que viven expuestas a este tipo de fuentes. En cuanto a la seguridad vial, dentro de los factores que influyen en la tasa de accidentes de tránsito se ubica la distracción de los conductores, ya que los elementos de publicidad externos con pantallas LED tienen un impacto negativo en su campo visual al conducir.

También afecta a la biodiversidad, ya que durante las noches, la contaminación lumínica causa la desorientación de miles de aves migratorias, entre ellas la golondrina de la tempestad de collar; especies marinas como las tortugas y tiene un efecto devastador en la población de insectos.

A inicios de año, el congresista Alberto de Belaunde presentó un proyecto de ley referido a la “Ley de Prevención y Control de la Contaminación Lumínica”. Actualmente, se encuentra en la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología del Congreso de la República.

Esta propuesta, elaborada con la asistencia de la SPDA en alianza con la Clínica Jurídica Ambiental de la PUCP, y con el aval del Minam, busca establecer un marco regulatorio aplicable a las diversas fuentes de contaminación lumínica existentes con la finalidad de mejorar la calidad de vida de la ciudadanía y de la fauna silvestre, promover la eficiencia energética, contribuir a la seguridad vial y evitar la alteración del paisaje.

En ese sentido, la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental considera que aprobar una ley que regule por primera vez la contaminación lumínica es una tarea que el Congreso de la República puede hacer en beneficio de toda la sociedad y del medio ambiente.