ODS3. La crisis climática aumenta la violación de los derechos de los menores | Corresponsables.com Perú
ISO 26000:
 Derechos Humanos
Grupos de interés:
 Tercer sector

ODS3. La crisis climática aumenta la violación de los derechos de los menores

La ONG World Vision alerta sobre los niveles de desnutrición, enfermedades y otras violaciones de los derechos de los niños como abusos y violaciones

30-01-2020

Los niños tienen derecho a crecer en un ambiente seguro, limpio y saludable. Sin embargo, el clima cambiante del mundo amenaza con socavar ese derecho, los patrones climáticos se están volviendo más erráticos, y las sequías más severas y con mayor frecuencia. La ONG World Vision está presenciando de primera mano los impactos del cambio climático en las comunidades de todo el mundo que se encuentran atrapadas en desastres medioambientales de creciente ferocidad y frecuencia.
“Desde los incendios forestales en Australia hasta las inundaciones en Asia e incluso la sequía en el sur de África, los patrones climáticos erráticos ya están teniendo un impacto devastador en muchas partes del mundo. En los medios de comunicación se escucha a líderes mundiales, científicos, activistas climáticos e incluso ONG aportando su visión de esta crisis mundial. Pero en este debate no hemos tenido noticias de los niños vulnerables que hoy ya están sintiendo los peores efectos del cambio climático”afirma Eloisa Molina, Coordinadora de Comunicación de World Vision España. 

En este momento, se está desarrollando una enorme crisis alimentaria en el sur de África, poniendo en riesgo decenas de millones de vidas. El aumento de las temperaturas, la escasez de precipitaciones, la carencia de semillas, el alto precio de los alimentos, la disponibilidad de agua y también el cambio en los patrones climáticos han provocado que las comunidades estén sufriendo la peor sequía en la memoria viva de la región. Los cultivos están prácticamente agotados, y la escasez de alimentos ha obligado a los niños a recoger los escasos desechos que pueden encontrar.

Zimbabue y Angola: sufren las peores consecuencias del cambio climático

El análisis del Programa Mundial de Alimentos proyectó que, en enero de 2020, 4,1 millones de personas necesitarán asistencia alimentaria urgente en Zimbabue. La situación empeora día a día. El Relator Especial de las Naciones Unidas indica que el 60% de la población del país padece inseguridad alimentaria y el 77% de los hogares caen por debajo de la línea de pobreza alimentaria. Estamos hablando de áreas que experimentan lluvias limitadas, condiciones de sequía extrema y cuyas temperaturas han aumentado más de dos grados en el siglo pasado. Esto ha provocado que la producción de maíz se haya reducido en un 54% durante el año pasado. "Estamos luchando y luchando por sobrevivir"dice Talkmore Whishiki, agricultor local. 

Melody es de Zimbabue, solo tiene 17 años, pero sus palabras son capaces de sentenciar la actitud de los líderes internacionales al pedir que presten atención a la crisis climática hoy. No estamos hablando del futuro de muchas generaciones, estamos hablando del presente de niños y niñas: "Los líderes mundiales al menos deberían escucharnos. Cuando toman decisiones, también deberían incluirnos en ellas. Todos los países del mundo ahora enfrentan un problema con el cambio climático. Sin embargo, aquí en Zimbabue, es algo muy grave que afecta a nuestro presente porque sencillamente no tenemos agua para beber".

El sur de Angola es una de las áreas más afectadas; aquí los niños ya están muriendo de desnutrición. Actualmente 85.000 niños están desnutridos severa o moderadamente. Miles de niños tienen que abandonar la escuela porque tienen que caminar distancias más largas para buscar agua o comida. Las escuelas están cerrando y dejando a los niños sin un futuro. La ONG World Vision alerta sobre los niveles de desnutrición, enfermedades y otras violaciones de los derechos de los niños como abusos y violaciones. Las niñas se ven obligadas a prostituirse solo para llevar comida a casa y poder sobrevivir a esta crisis. 

Cavo, de 15 años, es de Angola y dice que la prostitución es la única forma en que su familia puede sobrevivir: "Hago esto por mi madre. Ella está sufriendo por el hambre. Los hombres con los que a menudo me veo obligada a dormir me dan tan solo 40 centavos. Si no fuera por la sequía, yo estaría estudiando. Si vienen hombres, entonces me acuesto con ellos. Si les digo que no, ¿cómo sobreviviré a esta crisis?"

Este es el impacto del cambio climático en los niños más vulnerables del mundo, la destrucción de los cultivos y el sustento de millones de personas. Debemos escuchar a los niños. No solo están comprometiendo su futuro, sino que ya están sufriendo los efectos hoy.

La portavoz de World Vision en Angola, Maria Carolina, espera que el número de personas pobres aumente drásticamente en los próximos meses: "Once millones de personas se ven afectadas por la sequía y el hambre en el sur de África, y esperamos que este número aumente a 45 millones. Hemos hablado con muchas de ellos que tuvieron que caminar largas distancias para acceder al agua, tuvieron que abandonar la escuela o incluso algunas se prostituyen para llevar comida a sus hogares", comena Carolina. "Sin los líderes de los países que abordan el cambio climático, los niños como Cavo seguirán obligados a tomar decisiones que ningún niño debería tener que tomar", sentencia. 

World Vision frente al cambio climático

La ONG World Vision está trabajando para evitar o reducir las peores consecuencias humanitarias del cambio climático. La propia naturaleza es una herramienta valiosa que podemos utilizar para reparar nuestro sistema climático y para ello está poniendo en práctica una variedad de medidas, desde el reverdecimiento de millones de hectáreas de tierra degradada hasta el apoyo a la agricultura climáticamente inteligente, aumentando el acceso a los mercados de carbono y ayudando a las comunidades a adaptarse al clima cambiante y errático. 

Pero necesitamos ampliar nuestros recursos y acciones ahora. Es necesaria la acción directa y significativa de los gobiernos de todo el mundo para encontrar soluciones para detener la trayectoria del calentamiento global y el profundo impacto que tiene en las familias y comunidades, y particularmente en los niños.  El cambio climático amenaza con deshacer décadas de progreso en el desarrollo: no podemos esperar y dejar que esto suceda.